El Acné y la Dieta

El Acné y la Dieta

A día de hoy, saber si la dieta y el acné están relacionados es una incognita, aunque las pruebas están empezando a aparecer. Basándones en las investigaciones, lo más prudente es realizar una dieta relativamente baja en glicemia, rica en frutas y verduras de colores y grasas Omega-3.

Sin embargo, a causa de las dietas modernas que realizamos y al estilo de vida occidental, lograr la desaparición del acné realizando cambios unicamente en la dieta es imposible.

No importa la dieta antiacné que esté siguiendo, aunque pueda ver como su acné se reduce o desaparece tras perder peso, nadie te garantiza que los intomas no vuelvan a aparecer.

Si lo que necesitas es una piel limpia de acné, lo mejor es dedicar el tiempo al tratamiento de la piel antes que a alguna dieta que, de manera teórica, no está probada ni demostrada.

En este articulo, desde Tratamiento Acné, vamos a investigar a fondo la relación entre la dieta y el aparición de acné.

Lácteos y el Acné

Debido a la carencia de pruebas entre los lácteos y el acné, y a las importantes limitaciones de diseño de los estudios que los investigadores han realizado hasta ahora, los científicos de la revista Clinics in Dermatology escribieron después de una revisión de las pruebas existentes.

Productos Lacteos y el Acne

Tiene sentido que los productos lácteos pueden afectar al acné debido a las hormonas que hay presentes en la leche. Sin embargo, los resultados del estudio no son concluyentes, por lo que las pruebas de una asociación entre el acné y los productos lácteos, como puedan ser la leche son escasas.

Hormonas

IGF-1: es una hormona que ayuda a construir los tejidos necesarios para nuestro cuerpo. El aumento de los niveles de esta hormona resulta en un aumento del aceite de la piel. Dado que la sobreproducción de aceite de la piel contribuye al acné, podría conducir potencialmente a un aumento de la producción de aceite de la piel y a los brotes resultantes.

Además, esta hormona estimula al cuerpo a producir células. Tenemos la creencia de que el acné comienza, de forma general, a causa de una sobreproducción de células de la piel dentro del poro, lo que causa su obstrucción. Por ello, hay una hipotesis apoyada por los científicos, en la que la leche puede conducir a esta sobreporucción, una obstrucción y causar los primeros síntomas del acné.

Los andrógenos: La leche también contiene hormonas masculinas. Estas hormonas requieren una serie de enzimas para convertirse en verdaderas hormonas masculinas, y estas enzimas están fácilmente disponibles en los poros de la piel. Al igual que el IGF-1, las hormonas masculinas están implicadas en el aumento de la producción de aceite de la piel y de la producción de células de la piel.

Yodo en la leche

Si el yodo se consume en grandes dosis, puede causar erupciones acnéicas.

Esta postulado que el yodo presente en la leche, debido a que la esterilización de los pezones de las vacas, con un compuesto basado en yodo, antes del ordeño puede contribuir a la aparición del acné.

Yodo Leche Acne

Índice glicémico y Carga glicémica

Actualmente, las dietas con bajo índice glicémico no garantizan con seguridad que reducen los síntomas característicos del acné en función de la carga glicémica de los alimentos o en función de la perdida de peso asociada a dichas dietas.

¿A qué se refiere el índice glucémico? El índice glucémico compara numerosos alimentos, asignandoles posteriormente una clasificación numérica en base a la rapidez con que aumentan los niveles de glucosa en la sangre.

¿Qué significa carga glicémica? La carga glucémica lleva el índice glucémico un paso más allá al calcular el aumento del nivel de azúcar en la sangre cuando se ingiere una cantidad determinada de ese alimento.

Hormonas

El consumo de alimentos con un alto ínidice glicemico, presentes en la mayoría de las dietas modernas, puede conllevar a unos altos niveles de insulina. Esto puede causar problemas con:

IGFBP-3: Los niveles de insulina crónicamente elevados reducen la cantidad de proteína vinculante del factor de crecimiento similar a la insulina (IGFBP-3) en la sangre. El IGFBP-3 regula el IGF-1 y lo mantiene bajo control evitando que el IGF-1 se una a su receptor celular. Así que, cantidades más bajas de IGFBP-3 significan niveles aún más altos de IGF-1. Como hemos discutido, los científicos postulan que el aumento de IGF-1 puede conducir a un crecimiento excesivo de las células dentro de los poros. Una segunda forma en que los bajos niveles de IGFBP-3 pueden afectar potencialmente al acné es a través de la reducción de la eficacia de los retinoides naturales en la piel. Estos retinoides previenen el crecimiento excesivo de las células. Cuando el IGFBP-3 es bajo, estos retinoides no pueden hacer el trabajo para el que están hechos.

IGFBP-3: Los niveles de insulina crónicamente elevados reducen la cantidad de proteína asociada al factor de crecimiento. El IGFBP-3 regula el IGF-1 y lo mantiene bajo control, evitando que se una a su receptor celular. Así que, cantidades más bajas de IGFBP-3 significan niveles aún más altos de IGF-1. Como hemos discutido anteriormente, los científicos postulan que el aumento de IGF-1 puede conducir a un crecimiento excesivo de las células dentro de los poros.

Proteínas mTORC1 y Fox01: ¿Podría nuestra dieta occidental, de alto índice glicémico, estar suprimiendo y/o sobreactivando las proteínas celulares, desequilibrando las hormonas e incrementando la producción de aceite de la piel, provocando acné? Los científicos lo siguen discutiendo.

Ingesta calórica

Si las calorías más bajas ayudan con los síntomas del acné, esta puede ser la razón por la que casi cualquier «dieta para el acné» parece funcionar.

Ingesta Calorica Acne

Cuando eliminamos alimentos de nuestra dieta y no los reemplazamos por otros, ingestamos menos calorías, y por lo tanto perdemos peso. Es importante que los científicos lo expliquen. Hasta entonces, no podemos decir si una dieta para el acné funciona en base al contenido de lo que se come o simplemente a las calorías totales.

¿Puede el aumento de calorías causar acné?

El argumento a favor: El aumento de calorías resulta en mayores niveles de hormonas masculinas.Estos niveles pueden provocar el crecimiento de las células de la piel y el aumento de la producción de aceite de la piel. Esto puede llevar a la obstrucción de los poros, a la formación de acné, y el aumento de la grasa de la piel , teniendo como consecuencia un empeoramiento de los síntomas del acné.

Los médicos han observado que en las partes del mundo más afectadas, donde la hambruna está a la orden del día, el nivel de calorías presente da lugar a una reducción drástica de la producción de aceite de la piel y a la detención completa de los síntomas del acné. Esta claro que esta no es una forma sostenible de tratar el acné. Sin embargo, debido a la exposición continua a un déficit moderado de calorías, el cuerpo se vuelve sensible a la insulina.

La insulina es una hormona maestra, mientras que la sensibilidad a la insulina reduce los niveles de insulina. Esto da lugar a una cascada hormonal que ayuda a evitar que los poros se obstruyan y que la piel produzca menos grasa. Sin embargo, después de un período de reducción de calorías, cuando las calorías se estabilizan a sus niveles normales, podría ocurrir que aparezca una recurrencia de los síntomas del acné. Por lo tanto, es más importante, y práctico, centrarse en la calidad de las calorías que en lugar de su cantidad.

La obesidad está correlacionada con otras enfermedades de la piel como la psoriasis.

El argumento en contra: De tres estudios realizados, la obesidad y el índice de masa corporal no parecen estar correlacionados con el acné.

Chocolate

Es demasiado pronto para sacar conclusiones entre el chocolate y el acné. Aunque puede haber o no una correlación entre ambos, señalar cualquier alimento como un villano del acné es probablemente una búsqueda inútil.

Chocolate Acne

El estrés combinado que supone evitar el chocolate, así como otros alimentos que se perciben como «malos» puede conducir por sí mismo a un acné inducido por el estrés.

La historia

Durante décadas, los médicos y los textos médicos advirtieron a las personas que eran propensas al acné evitar el chocolate. Este consejo se puso a prueba con dos estudios realizados en los años 70. Ambos estudios no mostraron correlación con la ingesta de chocolate y el acné. Sin embargo, estos estudios fueron realizados a pequeña escala y sin seguir los métodos adecuados. Tampoco tuvieron en cuenta el contenido de azúcar o de productos lácteos del chocolate que se ingiere.

A pesar de las severas limitaciones inherentes a estos estudios específicos sobre el chocolate, la comunidad dermatológica descartó la posible correlación entre el chocolate y el acné; y envió el mensaje de que la dieta y el acné no están relacionados. Esta exageración masiva de evidencia defectuosa esta considerado como un error histórico y asombroso de toda la comunidad dermatológica. Sin embargo, con el paso del tiempo, los científicos modernos están volviendo a considerar la dieta, y junto con ella, el chocolate.

Insulina

Un estudio realizado a principios del siglo XXI mostró que los niveles de insulina incremetaban después de las comidas que incluían chocolate, especialmente si se encontraba mezclado con leche, en adultos jóvenes y delgados.

Insulina Acne

Si la insulina elevada aumenta la producción de células de la piel y/o la producción de sebo, esto podría obstruir los poros, proporcionando un caldo de cultivo para las bacterias del acné. Por lo tanto, el chocolate podría teóricamente ser parte de esta cascada de insulina y los síntomas de acné.

La señalización de la proteína o algo totalmente distinto

Los científicos han descubierto una evidencia no muy significativa que apunta a que el chocolate quizás aumente la producción de proteína IL-10.4 ¿Podría esto, o algo totalmente distinto como los efectos únicos de las grasas monoinsaturadas y saturadas de la manteca de cacao contribuir al acné?

Los efectos beneficiosos del chocolate

El chocolate contiene antioxidantes, que, según la teoría, podrían ayudar con los síntomas del acné.

El chocolate negro también puede reducir la presión arterial. ¿Podría reducir la presión arterial de alguna manera para así promover la distribución de oxígeno y nutrientes a la dermis, previniendo el acné de alguna forma?

Alimentos grasos / aceitosos

La grasa es importante y necesaria para nuestra salud y bienestar. Sin embargo, aún se desconoce que tipos de grasas, ya sean saturadas, insaturadas y/o hidrogenadas, afectan al acné.

Alimentos Grasos Acne

Evidencia

Las pruebas, que se han realizado recientemente muestran que la grasa que comemos se utiliza de hecho para la producción de aceite para la piel. Además, un estudio ha demostrado que las dietas que contienen grasas conducen a un mayor contenido de grasa en el sebo. Si más sebo conlleva a un aumento o disminución de los síntomas del acné es algo que está en discusión.

Omega-3

La mayoría de las personas que viven en sociedades modernass ingieren muchas más grasas Omega-6 que grasas Omega-3. Comer una proporción más equilibrada de grasas Omega-3 y Omega-6 puede ayudar a modular la inflamación en el cuerpo humano.

Dado que el acné es basicamente una enfermedad inflamatoria, tiene sentido que cualquier cosa que pueda reducir la inflamación también ayude a reducir el acné.

Omega-3 Acne

Inflamación

Las grasas Omega-3, especialmente los ácidos grasos de EPA y DHA funcionan reduciendo la producción de citoquinas inflamatorias y moléculas inflamatorias de leucotrieno B. También inhiben la mTORC1, una proteína que puede indicar a las glándulas sebáceas de la piel que produzcan más aceite.

Estrés

Se sabe que el Omega-3 mejora el estado de ánimo y reducen el estrés y la ansiedad. Dado que el estrés y el acné están vinculados, esta es otra forma en las que las grasas Omega-3 podrían teóricamente ayudar a reducir los síntomas del acné.

Propiedades antibacterianas

El EPA en particular es antibacteriano que, junto con otros ácidos grasos, puede inhibir el crecimiento de la bacteria Cutibacterium y del Staphylococcus aureus, ambas asociadas directamente con el acné.

Hormonas

El Omega-3 ayuda a mantener controlados los niveles de IGF-1, lo que podría ayudar a evitar que la piel produzca en exceso células cutáneas y la grasa de la piel, previniendo así los brotes.

Zinc

En lo que respecta a los suplementos, el zinc es el único que sustenta más pruebas que lo apuntan a un efecto beneficioso sobre el acné, por muy moderado que sea ese efecto.

Zinc Acne

Los Institutos Nacionales de la Salud consideran que los niveles tolerables de zinc para los adultos (de 19 años o más) sean de unos 40 mg al día. El gluconato de zinc es una mejor opción que el sulfato de zinc debido a su mayor disponibilidad.

Dado que la carne y las aves de corral proporcionan la mayor parte del zinc en las dietas occidentales, es posible que los vegetarianos quieran tener un cuidado especial para asegurarse de que están suminstrandose las cantidades adecuadas de zinc.

Las pruebas

Se han realizado múltiples estudios en personas que presentan acné a las que se les administran suplementos de zinc por vía oral. Los resultados, de forma global, muestran una reducción del número de lesiones de acné por encima de la del placebo, aunque sólo de forma moderada. La dosis de zinc en estos estudios es bastante alt, y se precisan de más estudios para ver si la reducción de los síntomas del acné podría mantenerse reduciendo los niveles de zinc.

Sin embargo, dado que otros estudios muestran niveles más bajos de zinc en la sangre en las personas con acné, mantener los niveles de zinc a la par es una buena opción a tener en cuenta. La dosis diaria recomendada (RDA) de cinc en adultos es de 11 mg.

Cómo funciona el Zinc

El zinc ayuda con la integridad de la piel, reduce la inflamación, promueve la cicatrización de las heridas, la supresión de las bacterias del acné y la reducción de la producción de aceite de la piel.

Obtener zinc de forma natural

Una gran variedad de alimentos contienen zinc. Un ejemplo de ellos son las ostras que contienen alrededor de 5 veces el valor diario del zinc. Comer alrededor de 4 ostras, dos veces por semana, es una forma divertida de obtener 100mg de zinc por semana.

Yodo

No disponemos de suficientes pruebas para culpar o absolver al yodo en la formación de acné.

Se ha demostrado que altos niveles de yodo acreditan lo que se denominan erupciones acneiformes. Estas erupciones son diferentes del acné común y se evidencian por una rápida aparición, una amplia distribución en el cuerpo y brotes sólo de pústulas.

Las pruebas

Las pruebas son escasas. Sin embargo, un estudio realizado en los años 60 demostró que las personas que consumían muchos mariscos y pescados, presentaban unos niveles inferiores de acné.

Antioxidantes

Comer una dieta rica en frutas y verduras de colores beneficia a la salud general y puede o no ayudar a reducir la inflamación relacionada al proceso de acné.

Antioxidante Acne

El acné es en parte una enfermedad inflamatoria. El proceso inflamatorio es lo que hace que los poros afectados por el acné se inflamen y enrojezcan.

La evidencia

Las personas con acné tienden a tener menos antioxidantes. Sin embargo, no tenemos suficientes pruebas en este momento para decir definitivamente si los antioxidantes presentes en los alimentos o suplementos ayudan con el acné.

Conclusión

Esperemos que con este artículo te hayamos aclarado las dudas y conceptos a la hora de realizar una dieta que pueda ayudar o no con el acné.

Si le ha gustado este artículo, puede visitar una variedad de artículos relacionados con el acné accediendo al blog.

Deja una respuesta