Antibióticos para el tratamiento del acné

Antibióticos para el tratamiento del acné

Los antibióticos pueden ser a veces efectivos en el tratamiento del acné. Sin embargo, hay varios problemas con el uso de antibióticos para tratar el acné:

  • Puede que no funcionen: A menudo, los antibióticos no funcionan en absoluto. Cuando funcionan, no se sabe si producen resultados realmente estables. Otros medicamentos más seguros suelen ser más eficaces.
  • Beneficio temporal: Incluso cuando funcionan hasta cierto punto, los beneficios son temporales, ya que los antibióticos no deben recetarse durante más de 3 meses.
  • Efectos secundarios: Los antibióticos pueden causar una amplia variedad de efectos secundarios que van desde incómodos hasta peligrosos para la vida.
  • Resistencia a los antibióticos: El tratamiento con antibióticos, especialmente durante largos períodos de tiempo, conduce a la resistencia a los antibióticos, que se está convirtiendo en un problema mundial que amenaza con socavar nuestra capacidad para tratar las infecciones bacterianas en el futuro.
  • Se prescriben en exceso: Aunque los científicos recomiendan encarecidamente que se limite el uso de antibióticos al acné severo y sólo para cursos cortos de tratamiento, muchos médicos prescriben antibióticos para el acné menos severo y para períodos largos de tiempo.

Los antibióticos son medicinas poderosas que pueden salvar vidas cuando se usan apropiadamente para las infecciones bacterianas.

En algunos casos, pueden desempeñar un papel legítimo en el tratamiento del acné a corto plazo, pero deben ser medicamentos de último recurso, no las primeras opciones utilizadas. Y cuando se usan, deben recetarse con moderación y sólo por períodos cortos de tiempo, no más de 3 meses.

Si su médico le receta un antibiótico para tratar su acné, no lo acepte sin dudarlo.

Pregúntele a su médico sobre los efectos secundarios y sobre otras opciones en lugar de antibióticos.

Si decide usar antibióticos, nunca los use por más de 3 meses y siempre tómelos a tiempo y complete todo el curso prescrito, porque saltarse las dosis o detenerse demasiado pronto aumenta las posibilidades de desarrollar bacterias resistentes.

Antes de considerar la posibilidad de tomar antibióticos, siempre pruebe primero otros medicamentos tópicos como el peróxido de benzoílo, y sólo use antibióticos si estos otros medicamentos no funcionan.

Los médicos a veces recetan antibióticos tópicos y orales para tratar el acné, especialmente el acné grave.

Esta práctica es controvertida. Si bien la prescripción de antibióticos para el acné sigue siendo común, a medida que muchos médicos se vuelven cada vez más cautelosos con la eficacia limitada y los inconvenientes de los antibióticos, los prescriben con menos frecuencia.

Los medicamentos antibióticos a veces son útiles para tratar el acné, pero también tienen muchos efectos secundarios que van desde una leve irritación de la piel y malestar estomacal hasta problemas neurológicos graves y diarrea que pone en peligro la vida.

Otros efectos secundarios preocupantes a largo plazo incluyen la posibilidad de decoloración permanente de los dientes y la piel.

Aunque los antibióticos pueden ser útiles en el tratamiento del acné, no hay pruebas de que sean más eficaces que otros tratamientos para el acné, como el peróxido de benzoílo (hombres y mujeres) o los anticonceptivos orales (sólo mujeres).

También hay pruebas de que los antibióticos a veces no funcionan en absoluto.

Para empeorar las cosas, no es seguro usar antibióticos durante más de 3 meses, por lo que los resultados son temporales.

Por todas estas razones, es importante que los pacientes con acné prueben primero otras opciones.

Si se eligen los antibióticos como tratamiento, deben ser recetados por un máximo de 3 meses, y siempre deben ser recetados junto con otros medicamentos y nunca por sí solos.

¿Cómo de efectivos son los antibióticos y cómo se comparan con otros medicamentos?

Si bien los antibióticos pueden funcionar hasta cierto punto en algunas personas, los resultados no son impresionantes, especialmente cuando se comparan con otras opciones de tratamiento más seguras que funcionan igual de bien o mejor.

Echemos un vistazo.

Los antibióticos utilizados para tratar el acné se dividen en dos grandes categorías:

  1. Antibióticos orales: Tomados por vía oral. Los antibióticos orales son medicamentos sistémicos, lo que significa que tienen efectos en todo el cuerpo.
  2. Antibióticos tópicos: Aplicados a la piel. Los antibióticos tópicos trabajan localmente, lo que significa que afectan al área de la piel en la que se aplican.

Antibióticos orales

Los médicos a veces recetan antibióticos orales para tratar el acné de moderado a grave.

antibioticos orales tratamiento acne

Los antibióticos orales que se recetan con más frecuencia para el acné son:

  • Minociclina
  • Doxiciclina
  • Tetraciclina
  • Eritromicina

Los antibióticos orales pueden ser, al menos, algo útiles para tratar el acné, siendo la minociclina considerada el antibiótico oral más eficaz para el acné, y la doxiciclina el siguiente más eficaz .

Varios estudios muestran que los antibióticos orales pueden ser algo efectivos en el tratamiento del acné, y pueden reducir los síntomas en aproximadamente un 50%, pero no son más efectivos que otros medicamentos.

Con respecto a esto, dos estudios han reportado que un número significativo de pacientes no logran ver una mejoría con los antibióticos orales.

En un artículo científico reciente se señala que en muchos casos los antibióticos orales no ayudan a los pacientes con acné grave.

En otro estudio reciente se comprobó que alrededor de ¼ de los pacientes no están satisfechos con los antibióticos orales debido a la falta de mejora de su acné.

Más detalles sobre los antibióticos orales y el acné

Según un artículo publicado en 2007 en el Journal of the American Academy of Dermatology, «Los antibióticos se han utilizado ampliamente durante muchos años en el tratamiento del acné.

Existen pruebas que respaldan el uso de la tetraciclina, la doxiciclina, la minociclina, la eritromicina, la trimetoprima-sulfametoxazol, la trimetoprima y la azitromicina.

También los antibióticos sistémicos son una norma de atención en el tratamiento del acné moderado y grave y de las formas de acné inflamatorio resistentes al tratamiento».

El mismo artículo señaló: «La doxiciclina y la minociclina son más eficaces que la tetraciclina, y hay pruebas de que la minociclina es superior a la doxiciclina en la reducción de las bacterias asociada al acné».

Una revisión del 2011 en el Journal of Family Practice encontró que la doxiciclina redujo las lesiones de acné en un 50%.

Los autores informaron: «Un ensayo aleatorio y controlado en 2003 con 51 pacientes demostró que una dosis subantimicrobiana de doxiciclina (20 mg por vía oral dos veces al día) redujo las lesiones comedonales en un 53,2% y las lesiones inflamatorias en un 50,1%

Un estudio de 12 semanas de duración en 2012 en el Iranian Journal of Dermatology comparó la eficacia de la doxiciclina y la azitromicina (un antibiótico que se prescribe con menos frecuencia para el acné) administrados junto con el medicamento retinoide tópico tretinoína.

Este estudio encontró que la doxiciclina y la azitromicina son igualmente eficaces, con entre el 40% y el 67% de los pacientes mostrando una reducción de más del 80% en las lesiones de acné.

Sin embargo, dado que los pacientes del estudio también fueron tratados con tretinoína al mismo tiempo que con los antibióticos, fue imposible determinar qué medicamento mejoró su acné.

Otro estudio realizado en 2014 en el Journal of the American Academy of Dermatology comparó la eficacia de los anticonceptivos orales y los antibióticos orales para tratar el acné en las mujeres.

Este estudio determinó que los antibióticos eran más eficaces para reducir las lesiones de acné en los tres primeros meses de tratamiento, pero a los seis meses de tratamiento, los anticonceptivos orales eran igualmente eficaces.

Los autores señalaron que aunque los antibióticos pueden ser superiores a los tres meses, los anticonceptivos orales son equivalentes a los antibióticos a los seis meses en la reducción de las lesiones de acné y, por lo tanto, pueden ser una mejor alternativa de primera línea a los antibióticos sistémicos para el tratamiento del acné a largo plazo en las mujeres.

Según un estudio realizado en 2015 en el Journal of the American Academy of Dermatology, en un número considerable de pacientes con acné grave a los que se les prescriben inicialmente antibióticos por vía oral, éstos no funcionan.

A muchos pacientes con acné grave se les prescriben antibióticos orales y, con el tiempo, tienen que cambiar a la isotretinoína debido a la falta de eficacia.

Un estudio realizado en 2019 en el Journal of Dermatological Treatment analizó más de cinco mil publicaciones de Instagram compartidos por personas con acné durante un período de 8 años.

Encontraron que el 25,6% de los pacientes con acné que tomaban antibióticos orales y el 9,8% de los pacientes con acné que usaban antibióticos tópicos no estaban satisfechos debido a la falta de mejora.

Efectos secundarios de los antibióticos orales

La mayoría de los efectos secundarios de los antibióticos orales se derivan del hecho de que los antibióticos no sólo matan las bacterias a las que se dirigen para una condición particular, sino que también matan las bacterias beneficiosas junto con las dañinas.

efectos secundarios antibioticos orales

Esto conduce a un desequilibrio en la composición bacteriana de los intestinos.

Los antibióticos orales causan una amplia variedad de efectos secundarios, el más común es el malestar gastrointestinal, como las náuseas y la diarrea, que ocurre hasta en la mitad de los pacientes que toman antibióticos orales.

He aquí algunos otros ejemplos de los efectos secundarios que pueden causar diversos antibióticos orales:

  • La doxiciclina causa sensibilidad a la luz solar. Otros antibióticos de la familia de la tetraciclina, como la tetraciclina y la minociclina, también causan sensibilidad a la luz solar, pero en menor grado que la doxiciclina .
  • Los antibióticos de tetraciclina pueden causar irritación de la piel, como erupciones cutáneas.
  • La minociclina puede causar una decoloración permanente de los dientes y la piel. La minociclina también puede causar efectos secundarios raros pero muy graves, como mareos, vértigo y enfermedades autoinmunes.
  • La eritromicina puede causar calambres estomacales, náuseas y vómitos.
  • Todos los antibióticos sistémicos pueden estar asociados con una mayor frecuencia de infecciones de las vías respiratorias superiores.

Antibióticos tópicos

Los médicos también prescriben a veces antibióticos tópicos para tratar el acné.

antibioticos topicos acne

Los artículos publicados en el Journal of the American Academy of Dermatology y en el Journal of the European Academy of Dermatology señalan que los antibióticos tópicos funcionan hasta cierto punto en algunas personas, pero que otros medicamentos para el acné, como el peróxido de benzoílo tópico, funcionan mejor.

Más información sobre antibióticos tópicos para el acné

En un artículo publicado en 2007 en el Journal of the American Academy of Dermatology se señaló que «el valor de los antibióticos tópicos en el tratamiento del acné se ha investigado en muchos ensayos clínicos.

Se ha demostrado que tanto la eritromicina como la clindamicina son eficaces y se toleran bien. »

Tanto la clindamicina como la eritromicina son al menos moderadamente efectivas en el tratamiento del acné.

Ambos medicamentos pueden reducir el número de lesiones inflamatorias entre el 40 y el 60%.

Según un artículo de 2015 en el Journal of the European Academy of Dermatology, «Los datos clínicos muestran que la eritromicina redujo el número de lesiones inflamatorias entre el 40 y el 60%.

La clindamicina aplicada durante 12 semanas proporcionó resultados similares».

En el mismo artículo de 2015 del Journal of the European Academy of Dermatology se señalaba que el peróxido de benzoílo tópico era tan eficaz como los antibióticos para las lesiones inflamatorias e incluso más eficaz para las lesiones no inflamatorias.

Los autores declararon: «Después de tres meses de tratamiento, el peróxido de benzoílo fue similar a la clindamicina en la reducción del número de lesiones inflamatorias y redujo el recuento de lesiones no inflamatorias en un 30% en comparación con el 9% de la clindamicina».

Se obtuvieron resultados similares cuando se comparó con la eritromicina».

Los médicos casi siempre recetan antibióticos tópicos con peróxido de benzoilo o uno de los retinoides tópicos disponibles, como la tretinoína, para reducir la resistencia a los antibióticos que se produce con el uso de los mismos.

Esto es especialmente cierto en el caso de la eritromicina y la clindamicina, ya que no pueden utilizarse como terapia única debido a su alto potencial de causar resistencia a los antibióticos.

Efectos secundarios de los antibióticos tópicos

Los antibióticos tópicos causan efectos secundarios menos graves que los antibióticos orales. Los efectos secundarios más comunes de los antibióticos tópicos son:

  • Irritación de la piel
  • Erupciones
  • Sequedad

efectos secundarios antibioticos topicos

Sin embargo, cuando se aplica a grandes áreas de la piel, la clindamicina también puede ser absorbida por el cuerpo y causar graves efectos secundarios sistémicos, entre otros:

  • Diarrea
  • Colitis grave
  • Sequedad

Resistencia a los antibióticos. Una gran preocupación

El tratamiento con antibióticos orales o tópicos, especialmente durante períodos de tiempo más largos, también puede dar lugar a un fenómeno denominado resistencia a los antibióticos.

La resistencia a los antibióticos significa que las bacterias se vuelven inmunes a los efectos de los antibióticos con el tiempo, y eventualmente los antibióticos ya no pueden matar a las bacterias.

La resistencia a los antibióticos es un grave problema mundial, porque:

  • Cuando las bacterias se vuelven resistentes a un antibiótico, éste se vuelve menos efectivo y menos capaz de tratar la condición para la que fue prescrito, así como para otras condiciones bacterianas. Esto se aplica tanto a la persona que toma el antibiótico como a la población en general.
  • Las bacterias pueden compartir sus genes entre sí y transferir la resistencia a los antibióticos de una cepa de bacterias a otra.
  • La resistencia a los antibióticos podría hacer que muchos tipos de bacterias se vuelvan resistentes a todos los medicamentos antibióticos.

Esto significa que los médicos pueden eventualmente ser incapaces de tratar las infecciones bacterianas, y las personas pueden morir incluso de enfermedades bacterianas comunes como la faringitis estreptocócica, como lo hacían las personas antes de que se desarrollaran los antibióticos.

El peligro de la resistencia a los antibióticos es una de las principales razones por las que los expertos aconsejan no usar antibióticos durante más de 3 meses.

Conclusión

Los antibióticos son medicinas poderosas que pueden salvar vidas cuando se usan apropiadamente para las infecciones bacterianas.

Pueden desempeñar un papel legítimo en el tratamiento del acné en algunos casos especiales a corto plazo, pero deben ser medicamentos de último recurso y no las primeras opciones utilizadas.

Cuando se prescriben, deben usarse con moderación y sólo por períodos cortos de tiempo, no más de 3 meses.

Si su médico le recomienda antibióticos para el tratamiento del acné, asegúrese de hacer preguntas.

¿Por qué cree que los antibióticos son la mejor opción para usted? ¿Por cuánto tiempo cree que debe usarlos? ¿Cuál es el razonamiento para usar antibióticos en lugar de otros tratamientos?

Deja una respuesta