¿Son eficaces contra el acné los medicamentos para enfermedades autoinmunes?

¿Son eficaces contra el acné los medicamentos para enfermedades autoinmunes?

Los medicamentos que tratan las enfermedades autoinmunes (por ejemplo, la artritis reumatoide o la psoriasis) funcionan reduciendo la inflamación en el cuerpo.

Dado que el acné es en esencia una enfermedad inflamatoria, también pueden ayudar a reducir el acné, y los estudios iniciales han demostrado que son eficaces.

Sin embargo, estos medicamentos funcionan reprimiendo el sistema inmunológico. Eso significa que la probabilidad de contraer una infección grave aumenta al tomarlos.

Por esta razón, los médicos no los recetan regularmente para el acné, y cuando se recetan, normalmente es sólo para casos muy graves.

Ejemplos de los llamados pequeña molécula drogas autoinmunes, que se toman por vía oral:

Las investigaciones demuestran que pueden reducir el acné en un grado modesto)

Ejemplos de los llamados biosimilar. Los medicamentos autoinmunes, que se inyectan:

Las investigaciones muestran que pueden erradicar completamente el acné)

Las enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide y la psoriasis, se producen cuando el sistema inmunológico del cuerpo confunde ciertas células del cuerpo con «invasores extraños» y se ataca a sí mismo.

Los medicamentos que tratan los trastornos autoinmunes funcionan inhibiendo el sistema inmunológico para que éste sea menos capaz de atacar.

Entonces, ¿por qué nos interesa esto cuando se trata del acné?

Porque cuando el sistema inmunológico se confunde y ataca al cuerpo, una característica de esta respuesta inmunológica es la inflamación.

La inflamación es el enrojecimiento, el dolor, la hinchazón y el calor que a menudo acompañan a las enfermedades o las lesiones.

Dado que el acné es en esencia una enfermedad inflamatoria, es lógico que los medicamentos que disminuyen la respuesta inmunológica y la inflamación también puedan tratar el acné.

Como veremos, parece que estos medicamentos funcionan para ayudar a eliminar el acné y, en algunos casos, erradicarlo completamente, pero sus efectos secundarios las relegan sólo a los casos más graves.

¿Cómo contrarrestan el acné los medicamentos autoinmunes?

Los medicamentos destinados a ser usados contra las enfermedades autoinmunes funcionan bloqueando las enzimas clave del sistema inmunológico y previniendo la respuesta inmunológica.

medicamentos enfermedades autoinmunes

Al lograr esto, estas drogas también previenen la inflamación.

Existen dos tipos principales de medicamentos para las enfermedades autoinmunes:

  1. Las drogas de moléculas pequeñas como: Otezla® (apremilast), Zyflo CR® (zileuton)
  2. Drogas biosimilares como: Humira® (adalimumab), Enbrel® (etanercept), Remicade® (infliximab)

Cómo funcionan estas medicinas en el cuerpo

Medicamentos de moléculas pequeñas

Éstos funcionan típicamente uniéndose a una enzima implicada en la respuesta inmune, evitando así que la enzima se una a su receptor normal en las células inmunes.

Un ejemplo es la medicina, Otezla® (apremilast). Este medicamento bloquea la enzima, fosfodiesterasa-4 (PDE4), necesaria para la formación de proteínas llamadas citoquinas que desencadenan la inflamación.

Debido a este proceso, la respuesta inflamatoria se reprime cuando se bloquea la PDE4.

Otro ejemplo de un medicamento de molécula pequeña es el Zyflo CR® (zileuton).

Este medicamento inhibe la enzima lipoxigenasa, que es necesaria para la síntesis de una molécula de señalización pro-inflamatoria llamada leucotrieno B4.

Al igual que el apremilast, el zileutón reduce la inflamación al interrumpir la vía química que crea las proteínas que desencadenan la inflamación.

Estudios recientes muestran que el zileutón es efectivo también en el tratamiento del acné porque reduce la inflamación.

Como declararon los autores de una revisión de estudios sobre el zileutón como tratamiento del acné

El uso de medicamentos antiinflamatorios para el tratamiento del acné está respaldado por resultados recientes que indican un papel clave del leucotrieno B4 (LTB4) en el desarrollo de la inflamación de los tejidos

Los estudios mencionados se realizaron en voluntarios que sufrían de acné.

Informaron de efectos secundarios como acidez estomacal, náuseas y dolor de estómago.

Aunque estos efectos secundarios pueden parecer leves, los medicamentos de moléculas pequeñas suprimen todo el sistema inmunológico y, por lo tanto, dejan a los pacientes más susceptibles a las infecciones.

Medicamentos biosimilares

El otro tipo de medicamento autoinmune se conoce como medicamentos biosimilares o anticuerpos artificiales porque imitan los anticuerpos naturales del sistema inmunológico.

medicamentos biosimilares

Estos medicamentos normalmente se inyectan por vía intravenosa en lugar de tomarlas por vía oral, ya que el ácido del estómago desentrañaría su estructura.

Tres de estos medicamentos biosimilares están siendo investigados para su uso en el acné severo: Humira® (adalimumab), Enbrel® (etanercept) y Remicade® (infliximab)6 .

Todos los medicamentos biosimilares mencionados funcionan uniéndose al factor de necrosis tumoral α (TNF-α), una proteína que puede desencadenar la respuesta inflamatoria.

Esta unión bloquea un punto receptor en el TNF-α. Normalmente, este punto receptor se utiliza cuando el TNF-α se une a una célula inmune y desencadena la inflamación.

Sin embargo, como el medicamento biosimilar ahora ha tomado este punto, el TNF-α ya no tiene un lugar para unirse a las células inmunes.

Por lo tanto, el TNF-α no puede activar la respuesta inflamatoria en presencia de medicinas biosimilares.

Comparada con la piel sana, la piel afectada por el acné muestra niveles más altos de TNF-α.

Esto no es sorprendente ya que el acné es inflamatorio, y el TNF-α desencadena la respuesta inflamatoria.

Por lo tanto, los investigadores consideran que los medicamentos biosimilares son un tratamiento potencial para el acné.

Sin embargo, el uso de medicamentos biosimilares que inhiben el TNF-α conlleva efectos secundarios potencialmente graves.

Uno de estos efectos secundarios es el debilitamiento del sistema inmunológico.

Debido a que el TNF-α ayuda al sistema inmunológico a combatir las infecciones, los medicamentos que lo inhiben también inhiben el sistema inmunológico y dejan al paciente más susceptible a las infecciones.

Además, el TNF-α desempeña un papel en la prevención de tumores, y ciertos tumores se han producido en pacientes que toman medicamentos que inhiben esta proteína.

¿Cuáles son las pruebas de la eficacia de las drogas autoinmunes para el acné?

Una buena prueba de la eficacia de los fármacos autoinmunes en el tratamiento del acné consistiría en estudios publicados o ensayos clínicos en los que participarían cientos o miles de pacientes con acné.

medicamentos autoinmones acne

Desafortunadamente, no se han hecho estudios tan grandes.

Sin embargo, varios estudios pequeños proporcionan cierta información sobre la eficacia de los medicamentos autoinmunes para el acné.

Fármacos de moléculas pequeñas: Un estudio de 10 participantes fue publicado en 2009 y probó el zileutón, una droga de molécula pequeña usada para los desórdenes auto-inmunes, en personas con acné.

Después de tres meses de tratamiento, la gravedad del acné de los pacientes disminuyó en un 41%.7 Esto sugiere que zileuton es al menos parcialmente efectivo contra el acné.

Medicamentos biosimilares: Debido a que los medicamentos biosimilares implican riesgos tan serios, por razones de seguridad, no se han realizado estudios que incluyan a más de una persona a la vez con medicamentos biosimilares para el acné.

Sin embargo, los médicos han administrado medicamentos biosimilares a unos pocos pacientes individuales para el tratamiento de tipos graves de acné o de síndromes poco frecuentes que a menudo se asocian con el acné, como el acné inverso y el síndrome SAPHO8 , y han informado de los resultados en revistas médicas.

En esos casos, los investigadores determinaron que los beneficios para esos pacientes superaban los riesgos de un sistema inmunológico inhibido. A continuación podemos ver que, al menos en estos individuos con acné severo, las drogas biosimilares proporcionaron una dramática limpieza de la piel.

Detalles de los estudios

Humira®: En el primero de estos casos se trataba de tres pacientes con acné grave tratados con el medicamento autoinmune Humira® (adalimumab).

Los tratamientos habituales para el acné, como los antibióticos y los derivados de la vitamina A, no habían ayudado a estos pacientes.

En los tres pacientes se inyectaron 80mg de Humira®, seguidos de 40mg cada dos semanas, justo debajo de la piel en toda la cara, en lugar de hacerlo por vía intravenosa, como es típico en el tratamiento de las enfermedades autoinmunes.

El primer paciente, un varón de 26 años con una forma grave de acné, experimentó una erradicación de la mayor parte de su acné después de cuatro semanas de tratamiento.

Esta resolución persistió después de 12 semanas de seguimiento.

El siguiente paciente, una mujer de 46 años de edad con un síndrome raro y grave que incluye el acné como síntoma, tuvo una mejoría en su acné después de dos semanas.

Sus lesiones de acné se resolvieron después de cinco semanas de tratamiento continuado.

Un varón de 18 años fue el tercer paciente. Había sufrido un acné grave, pero mostró una mejoría después de cuatro semanas, y su acné se resolvió después de 12 semanas de tratamiento.

Otro caso fue el de un varón de 16 años con acné fulminante, una forma poco frecuente de acné grave.

Después de probar varios tratamientos, incluidos los antibióticos tópicos, los antibióticos orales, la isotretinoína oral (Accutane®), los medicamentos esteroides e incluso los antidepresivos, el médico comenzó un nuevo régimen de tratamiento.

Éste consistía en Humira® (adalimumab) en combinación con corticosteroides orales y antibióticos diarios.

Como en los tres pacientes anteriores, este paciente recibió inyecciones de Humira® justo debajo de la piel del rostro, comenzando con 80 mg la primera semana, seguido de 40 mg por semana.

Las lesiones inflamatorias desaparecieron dramáticamente, y no se produjeron nuevos brotes durante al menos seis meses, que es el tiempo en que el médico continuó el seguimiento.

Al paciente se le indicó que dejara de tomar corticoesteroides después de 2 meses, pero continuó recibiendo inyecciones de Humira® cada tres semanas.

Remicade®: Otro caso fue el de un hombre de 22 años tratado con una medicina biosimilar separada, Remicade® (infliximab).

Este paciente tenía un acné severo que mejoró después de su primera dosis.

Su acné se resolvió después de la tercera dosis.

El joven experimentó una pequeña recaída en la desaparición del acné cuatro meses después de su tratamiento con Remicade®, pero fue leve y se trató con terapia convencional, sin necesidad de más medicamentos biosimilares.

Enbrel®: Finalmente, el último caso fue el de un hombre de 22 años que recibió tratamiento con otro medicamento biosimilar, Enbrel® (etanercept).

Había sufrido un acné inflamatorio grave y fue tratado con Enbrel® inyectado bajo su piel.

Después de 24 semanas de tratamiento, su acné fue erradicado.

De estos casos individuales se desprende que los medicamentos biosimilares son eficaces para el tratamiento del acné.

Sin embargo, cabe señalar una vez más que estos medicamentos pueden causar efectos secundarios graves y deben reservarse para los casos graves de acné que no responden al tratamiento convencional.

Efectos secundarios y riesgos: Por qué los medicamentos autoinmunes no se usan a menudo en el tratamiento del acné

A partir de estos impresionantes resultados del estudio, podría parecer que los medicamentos autoinmunes, en particular las biosimilares, podrían ser un gran recurso que las personas podrían utilizar para eliminar el acné.

Pero debido a que los medicamentos inmunosupresores son tan buenos para reprimir el sistema inmunológico, eso significa que cualquiera que los tome es más susceptible a infecciones graves, y si se produce una infección, ésta será más difícil de tratar.

Debido a que esto es tan preocupante, los médicos no prescriben regularmente medicamentos autoinmunes para el acné.

Conclusión

Basándose en un pequeño estudio y varios casos individuales, ambos tipos principales de medicamentos para trastornos autoinmunes, los medicamentos de moléculas pequeñas y los medicamentos biosimilares, se muestran prometedores en el tratamiento del acné, ya que los medicamentos de moléculas pequeñas ayudan quizás sólo parcialmente y los medicamentos biosimilares quizás producen una drástica eliminación del acné.

Sin embargo, se necesitan más estudios de ambos tipos de medicamentos para demostrar la eficacia y la fiabilidad de los medicamentos autoinmunes como terapia para el acné.

Importante: Dado que los medicamentos autoinmunes suprimen el sistema inmunológico, el tratamiento con ellos deja al paciente expuesto a infecciones potencialmente graves, en particular en el caso del tratamiento con medicamentos biosimilares.

Por lo tanto, el tratamiento del acné con medicamentos autoinmunes sólo debe considerarse en casos de acné particularmente graves y bajo la recomendación y supervisión de un médico.

Deja una respuesta